miércoles, 2 de diciembre de 2009

POEMA PARA UNA AMIGA QUE SE JUBILA.

Está bueno tomarse vacaciones y descansar, pero nada de jubilarnos del humor, de la poesía, de la fe, de las buenas compañías y de las sonrisas.


Les dejo mi regalito de Mama Noel.
Pequeñas coplas intituladas



"¡Que se jubile tu abuelaaaaaaaa!"





Nunca estarás jubilada.
Retirada, vaya y pase.
No hay hombre que no fracase
cuando nos quiere enterrar.
Amigas, la vida empieza
cada día; por fortuna
podremos mirar la luna,
tomarnos una cerveza
reunidos en compañía,
comentando naderías
y después a descansar.
Quítense de la cabeza
esos tangos melancólicos
que escribían los alcohólicos
en los bares de Corrientes.
Estamos muy impacientes
por comenzar la bonanza
del esfuerzo por trabajo,
y hacer lo que más nos gusta,
danza jazz o contrabajo,
pintura o artes marciales,
karoke, abdominales.
Ni siquiera nos asusta
discutir de generales
por el destino intentado;
ni renegar del pasado
y acompañar en el viaje
a los hijos y a los nietos,
a los sobrinos inquietos,
y a las novios olvidados,
esos señores callados
que nos suavizan la vida,
nuestros musos relegados
por cuestiones de rutina.
Nosotras, en esta esquina
por elección y por suerte
gozamos del aguafuerte
y nos salvamos del sida
al filo de otra movida.
Merecemos recompensa.
No importa si en la despensa
escasean los fideos,
el arroz o los tomates.
No aceptamos un empate
en los brazos de Morfeo.
Ganaremos el partido
de gozar lo bien vivido,
habiendo amado a los nuestros
y a los demás, esas gentes
que andan perdiendo en lo urgente
lo esencial. les mostraremos
el orgullo que tenemos,
como expertas y maestras
en el arte de reírnos,
de jugar y divertirnos
porque nos tocó llorar
cuando tuvimos que hacerlo.
No lo vamos a negar.
Por tanto, vayan cambiando
la carita de tristeza
Por los años que pasamos.
nos espera la alegría,
el sol, la noche y los días
de recoger lo sembrado.
No hay mejor remedio dado
por médicos curanderos,
que valorar el futuro
con la fe de un jubilado
con nada en el monedero,
aunque comamos pan duro,
el milagro de la harina
amasada con las manos,
hace soñar al villano,
al tontón y al egoísta,
que se cree ser un artista
del engaño y de la estafa.
Nosotros somos la historia,
a /gas natural o garrafa,
en los puentes a la gloria
de este querido país.
Ahora, sigan con la fiesta,
las fotos y los abrazos,
vayan llenando sus vasos,
que yo me perdí la siesta
por escribir estos versos,
Me retiro a otros esfuerzos.
Voy al baño. Me hago pis.

Lu



Lu

(es un poemita que escribí para un grupo de hombres jubilados y está adaptado a la voz femenina aunque claro, suene bastante ruda como la de Goyeneche... buahhh)

Revisalo por si se escapó alguna coma, por las dudas.